Estreno: Monstruos University

Monstruos University Cartel La pluma de Dumbo

Monsters University (Dan Scanlon, 2013)

 

 

Este viernes 21 de junio se estrena Monstruos University, precuela de la cuarta película de Pixar: Monstruos S.A.

Diez años antes de los sucesos ocurridos en la primera entrega, James P. Sullivan y Mike Wazowski se conocen la Universidad y, bueno, hacen lo que hacen los universitarios: salen los jueves, tienen novias de biblioteca e incluso crean una cuenta de twitter que se llama @MUEnfurecida. Bueno no, en realidad se conocen, no se soportan y tras cosas graciosas acaban siendo amigos inseparables.

 

 

 

Es el primer largometraje del animador y guionista Dan Scanlon que dirigió el corto Mate y la luz fantasmal y participó en la elaboración del guión de Cars (2006). Scanlon sucede en la dirección a uno de los grandes de Pixar, Pete Docter, el primero en quien confió John Lasseter para dejar la silla de dirección en una película de la compañía.

De la banda sonora de la película se encarga Randy Newman, once veces nominado en los premios de la Academia de Hollywood con colaboraciones con Disney y dos veces ganador de la estatuilla (If I didn´t have you, 2002 y We belong together, 2011).

Aquí os dejo una lista de Spotify con algunas de las aportaciones del compositor a la compañía:

 

 

 

 

 

Monstruos University intentará devolvernos al mundo de Monstruópolis donde los monstruos temen a los niños y la luz se consigue a través de gritos. Un mundo que en la primera película fascino por su riqueza de colores, el avance técnico de animación en las texturas de los personajes y la personalidad del duo Sully-Wazowski doblados por John Goodman y Billy Cristal (Santiago Segura y José Mota en España). De University se espera una mejora visual  y, al menos yo, una historia mucho más pobre.

Lo último. El corto que acompañará el film de Pixar será The Blue Umbrella. Una historia de paragüas que, así a simple vista, sólo mirando alguna imagen, me ha recordado a este otro corto de Disney Animation de un cursi y apastelado que asusta: Una historia de amor.

Disney en los Oscar 2013 (IV)

 

 

Brave y Rompe Ralph Brave y Rompe Raplh

De estás dos películas hablé en su momento antes de que se estrenaran. Me gustaría realizar una crítica conjunta de ambas porque creo que estas dos producciones reflejan lo que está pasando en la compañía de animación Disney desde la adquisición de Pixar, la integración de algunos de sus animadores en Walt Disney Animation y el ascenso de John Lasseter como mandamás absoluto en producciones tanto de Walt Disney Animation como de Walt Disney Pixar (diferencia e historia entre ambas en otro post anterior). Además son mis dos favoritas para llevarse el calvo de oro a mejor película de animación.

Hasta ahora Pixar se había caracterizado -dejando de lado todo el apartado técnico y centrándonos en las historias- en películas con ideas originales, igual de valiosas para todas las edades y alejadas del cuento de hadas tradicional y el Once upon a time… clásico. Juguetes que viven cuando nos vamos de la habitación (Toy Story), coches que luchan contra el oligopolio de los carburantes (Cars 2), un robot encargado de limpiar el vertedero capitalista en el que convertimos el planeta (Wall-E),… Sin embargo el patrón argumental de ‘Brave’ puede recordarnos más a una película tradicional Disney que a una película que entre dentro del grupo de Pixar: Una princesa desobedece las órdenes de su familia rompiendo así la relación con su madre, vive una aventura mágica donde descubrirá realmente lo que es importante y tras ésta se reconcilia con su familia.

Es cierto. ‘Brave’ es mucho más. Y no critico su guión y su hilo argumental. Simplemente apuntar esta diferencia de contenido que se acentúa cuando vemos la idea de la que nace ‘¡Rompe Ralph!’: un malo de videojuego quiere dejar de ser malo.

Si nos liberásemos de todo lo demás y tan solo nos dieran estas dos premisas creo que no soy el único que relacionaría a ‘¡Rompe Ralph!’ con Pixar y ‘Brave’ con la animación Disney tradicional. Este hecho, beneficioso desde mi punto de vista para la compañía en conjunto, se debe a la integración de ambos estudios (animadores, directores de arte, técnicos, supervisores,…) a un nivel mayor cada año que hace que se alimente el uno del otro. De esta forma la influencia Pixar se ha notado en historias originales como la del no-villano Ralph y el cuento tradicional sigue ocupando su hueco en películas como ‘Brave’ o ‘Enredados’.

Una vez realizado este comentario -que insisto: no pretende desmerecer ‘Brave’- paso a reseñar brevemente las dos películas y a seleccionar mi preferida para la noche del domingo 24. 

 

Brave

 

"Brave" 2012 Mark Andrews, Brenda Chapman,Steve Purcell

“Brave” 2012 Mark Andrews, Brenda Chapman,Steve Purcell

 

Mérida, la princesa guerrera –haciendo honor a aquella griega de los 90 que veía cada tarde con un sandwich de nocilla y un zumosol– no quiere casarse con uno de los pretendientes de otros reinos que sus padres le habían preparado. Decepcionando a su madre, huye ofuscada con su caballo y descubre a una anciana bruja que cambiará su vida. Bueno su vida… En concreto cambiará a su madre. SPOILER. La transformará en un oso. A partir de aquí Mérida recuperará la confianza perdida con su madre y ésta comprenderá los deseos de su hija.

Sin duda la ambientación y dirección artística de Brave son dos de los puntos fuertes de la película. El paisaje de la Escocia medieval, la caracterización de los personajes y la banda sonora (en la que participa el grupo español Russian Red) con melodías celtas dan a Brave un tono de cine épico medieval (algunos secundarios recuerdan incluso a William Wallace) que completa un guión con un giro sorprendente. Bravo por el departamento de promoción de la película que no desvela ningún detalle, últimamente es difícil y sorprenderse de verdad tal y como se consigue en Brave. Por último la historia recuerda vagamente a la magia existente en la película de animación japonesa de Hayao Miyazaki El viaje de Chihiro aunque por desgracia, vagamente. El triplete de dirección de Brave: Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell, viene cada uno de su mundo. Mark Andrews tan solo ha trabajado en Pixar y con animación digital dirigiendo el corto El Hombre OrquestaBrenda Chapman viene de la animación tradicional y dirigió el clásico de Dreamworks el príncipe de Egipto y Steve Purcell viene de la acción real contando historias de adolescentes guapas y chachis con las gemelas Olsen.

 

 

 

 

Porcentaje de Oscar: 40%

Lo mejor: el traje épico con el que se viste y el dinamismo en el montaje.

Lo peor: el cuento infantil que deja mucho que desear a quienes no son niños.

 

 

 

¡Rompe Ralph!

"Wreack-it Ralph!" 2012 Rich Moore

“Wreack-it Ralph!” 2012 Rich Moore

 

Ralph vive como villano del videojuego Wreck-it Ralph. Se siente marginado por los demás al acabar su trabajo e intentará demostrar que él también puede ser un héroe viajando a otros videojuegos. Tras conocer a Vanellope en el videojuego Sugar Rush (cuya estética me recuerda a una Silly Simphony de Disney de 1935 The Cookie Carnival) se aceptará así mismo y se convertirá en un auténtico héroe.

Leía a Irene Crespo en Cinemanía que describía ¡Rompe Ralph! como “el hijo jugón que saldría de Toy Story y el primer Shrek“. Joder es perfecto. Shrek es la primera spoof movie de la animación y los cuentos infantiles, además su protagonista es la clásica imagen del villano. ¡Rompe Ralph! es una spoof movie del mundo de los videojuegos y su protagonista es un villano. Toy Story anima un universo entero lleno de personajes originales pero que a la vez están en el ideario de cualquier niño y adulto (un juguete de un vaquero, un Mr. Potato, una Barbie,…). ¡Rompe Ralph! anima un universo entero de personajes de videojuegos que también forman parte de nuestra cultura popular pero que a la vez nunca habíamos imaginado tomando una cerveza en un bar o visitando una asociación de villanos anónimos. John Tones en su blog Mondo Pixel de la revista Fotogramas escribía que ¡Rompe Ralph! “es casi porno videolúdico para treintañeros”. Además, toda esta idea de hacer referencia a otros géneros o a la cultura pop en general dentro de una película la vemos continuamente en series como Los Simpson, Futurama o Padre de Familia, animación que cumple las expectativas de cualquier adulto. De hecho, el Rich Moore se atreve por primera vez con un largometraje de animación para Disney después de haber dirigido capítulos de Los Simpson, Futurama o la serie de Jay Sherman El Crítico. La  cantidad de referencias al mundo de los videojuegos y la estética pixel puede hacer que la película enamore a la gente que los vaya descubriendo a cada minuto del metraje y puede que pase inadvertida para aquellos que no disfrutaron en su día de tantas horas de consola, quedando así la película huérfana de una parte imprescindible en ella. Y si ese es tu caso, o el caso de tu hijo o de tu sobrino, vas a disfrutar de una película simple e infantil pero divertida, encantadora y efectiva. Porque a la cantidad de referencias originales de la película se le añade una historia llena de color y ternura de marca Disney de toda la vida. Dos patitos feos que se encuentran y surgen la amistad, la confianza en si mismos y la certeza de que los sueños se cumplen. Ohh :____(

 

 

 

 

Porcentaje de Oscar: 40% 

Lo mejor: los vecinos del videojuego “Repear-it Felix”, la escena inicial de villanos anónimos, el castillo de Disney pixelado, que Vanellope sea un glitch, etc y etc y etc.

Lo peor: la relación entre Felix y la sargento de Hero’s Duty

 

 

Veredicto: aunque parece que la favorita es Brave y ha ganado en los Globos de Oro y los BAFTA quiero decantar la balanza a favor de ¡Rompe Ralph! que por otro lado se ha llevado 5 premios Annie -Premios de la Asociación Internacional de Animación- entre ellos mejor película. Sería una recompensa al trabajo bien hecho por parte de Walt Disney Animation Studios que ganaría un Oscar que no ha recibido nunca sin la compañía de Pixar desde la invención del premio en 2001.

Enhanced by Zemanta

Disney en los Oscar 2013 (III)

Frankenweenie

"Frankenweenie" 2012 Tim Burton

“Frankenweenie” 2012 Tim Burton

Este año Tim Burton estrenó dos películas: Dark Shadows y Frankenweenie. Sólo con ver el cartel y el trailer de Dark Shadows ya sabía que me iba a decepcionar. Se estreno en mayo y todavía no la he visto. De alguna manera, se puede decir que me ha decepcionado incluso sin verla todavía, si no hubiera sido así mi interés habría sido mayor y ya la habría visto. En fin, movidas. No tenía la misma sensación con Frankenweenie. Esperaba reencontrarme con el Tim Burton marginado que todos los marginados -en cierto modo- veneramos. Con el Burton que hizo que hace ya unos cuantos años dijera: “tengo un director preferido”,  después de ver Big Fish y descubrir que también había hecho Pesadilla antes de Navidad y Eduardo Manostijeras. Sólo había visto esas tres películas pero ese Tim Burton escrito con letras raras del que no sabía ni cómo era su cara ya se había ganado al muchachete de Albacete de trece años que había ido a ver Big  Fish con su madre. Luego vinieron, para mí, Ed Wood, La novia cadáver, Beetlejuice, La gran aventura de Pee-Wee, Vincent, sus poesías y su imaginario. Burton se ganó un hueco en el que el espacio se fue reduciendo a medida que los años pasaban y su estilo se comercializaba, se desnaturalizaba y se convertía en algo como Alicia en el país de las maravillas o, sin llegar a verla y ojala me equivoque, Dark Shadows. Algo más parecido a una parodia o imitación del original, pero hecho por el autor del original. Una especie de kitsch de su estilo pero hecho por él mismo. Muy raro.

Llegó noviembre y como buen incomprendido me fui al cine solo esperando el cine de otro incomprendido. Me encontré con Víctor, un chaval inteligente y demasiado parecido al Víctor Van Dort de la novia cadáver, que adora las películas de monstruos gigantes del cine de terror de los años treinta. Me encontré con sus compañeros de clase, cada uno un elemento marginal puro. Y me encontré con Sparky, el perro de Víctor, que tras un accidente es devuelto a la vida.

Frankenweenie es un homenaje evidente al cine de terror que gusta a Víctor y que tanto ha inspirado al director y además es una película divertida, infantil y entretenida sin más. La animación es una buena herramienta para llegar a público muy dispar de un solo disparo. Por un lado te cuento una historia entrañable entre un niño y su perro, llena de momentos cómicos para niños que reirán gags físicos y se divertirán con monstruos raros. Por otro lado, a la vez, te lleno la película de referencias que van más allá de la propia historia y que tú, adulto que llevas al niño al cine, entenderás y te gustarán.

El inicio de la película -creación del propio Víctor con su perro Sparky como monstruo que recuerda a las películas que montaba Andy en Toy Story con sus juguetes- es el primero de los muchos homenajes inmersos en el film, que en sí, rinde trubuto a El doctor Frankenstein (1931) de Boris Karloff, condición que ya cumplía el corto rodado por Burton en 1984 y del que nace esta pieza casi treinta años después. Después podemos ver a personajes como el profesor Mr. Rzykruski que es el fallecido Vincent Price tan admirado por el director, el amigo jorobado Edgar “E” Gore que es la representación del cliché de ayudante jorobado y horrendo que aparece en la serie de películas de Frankenstein bajo el nombre de Fritz, Elsa Van Helsing que es otra de las amigas de Víctor y, a parte de llevar el apellido del doctor capaz de vencer a Drácula se parece bastante a la joven Wynona Ryder de Beetlejuice (de hecho pone su voz al personaje), y seguro que cualquiera que sea un poco más fan que yo del cine de terror de Universal puede coger algún detalle más.

Corto Frankenweenie de 1984.

A parte de toda esta parrafada hay que responder a la pregunta importante que me planteaba al principio del post: ¿Me reencontre con Tim Burton?

Me quedo con el no. Frankenweenie funciona como homenaje cinéfilo y entretenimiento infantil pero no consigue crear nada nuevo. Quizá se deba a su protagonista, Víctor, que es tanto o más soso que Edward Cullen y eso no favorece para nada a una película sea de lo que sea. Recuerdo pocas cosas de él, de sus decisiones, de sus contradicciones,… Es un personaje plano que no tiene el carisma que si tenían otros tímidos marginados como Eduardo Manostijeras o Víctor Van Dort.

Por otro lado creo que Frankenweenie hubiera funcionado mucho mejor como un remake del corto pero adaptado a la duración del corto. 25 minutos. La otra hora de película se realiza con relleno y una excusa argumental que sirve para llenar la pantalla de monstruos hasta el punto de que dan ganas de que aparezca Lisa y cante esa canción de “a los monstruos no mirar” para que acabe todo cuanto antes.

A pesar de todo, da la sensación de que Frankenweenie es una película que está hecha desde el corazón de Tim Burton. Quizá no desde su genio, pero si desde el interior. Algo que rodó por primera vez en 1984 y que pensaba que era delito no hacerlo más grande.

Por último, y para relacionar el post con el título del mismo, Frankenweenie no es una seria candidata al Oscar. Así, sin más.

Lo mejor: el terror de Universal de 1930 en el 2012.

Lo peor: Víctor y su poca ambición de ser algo más.

Porcentaje de Oscar: 5%

Enhanced by Zemanta